Please update your Flash Player to view content.
EL PIRINEO ARAGONÉS >> DIEGO RUÍZ

IDIOMAS

FIESTAS Y EVENTOS

SERVICIOS TURÍSTICOS

REDES SOCIALES

Plataforma Digital de Fiestas en Facebook Plataforma Digital de Fiestas en Google Plus


Banner
Banner
DIEGO RUÍZ Imprimir Correo electrónico

Muy personal

diego ruz 006

Lugar de nacimiento: Jaca;  fecha 25-06-1977; peso 64 kg; estatura 1, 76 m…, así nos presenta el Comité Olímpico Español a Diego Ruíz Asín. Esquiador de fondo de intensa vida deportiva, forma parte del equipo de la Guardia Civil, y es en Canfran donde realiza su actividad como miembro de Seguridad Ciudadana.

Olímpico desde 1998 en Nagano (Japón),  en la actualidad representa el mayor exponente del esquí nórdico aragonés.

Entre otras destacan sus clasificaciones como 17º en el Campeonato del Mundo de 50km, 18ºen la  Copa del Mundo Chang Chung(China),  1º en Gran fondo Pustertaler y en los últimos años se ha proclamado Campeón de España en diferentes modalidades.

Se muestra afligido en el momento de hacer la fotografía por su irremediable barba. Me deja ver los quemados que le subrayan desde el tórax al cuello fruto de un inesperado accidente; en un descenso se ha encontrado una cuerda cruzando la pista. Su relato pone la piel de gallina y evoca sin querer el accidente mortal de idénticas características que acabó con la vida de Alfonso de Borbón.

Bebe con lentitud una tónica y culmina su narración celebrando su feliz desenlace.

¿Que queda de aquél estudiante de Historia?

Me queda la afición por la historia, la curiosidad, el interés por la lectura… pero dejé Historia porque llegó un punto en que era incompatible estudiar en la Universidad y ser deportista de elite.

¿Cuando puso el pie en la nieve?

Empecé con mis padres a los cinco años y con el fondo a los once.  A los dieciséis años, impulsado por mis padres, aparqué el esquí para acabar COU, pero a los tres meses de comenzar la Universidad, me di cuenta de que no era lo mío y necesitaba volver a esquiar. Al verano siguiente entré en el equipo nacional.

¿Le ha costado mucho llegar hasta aquí?

Muchísimo. En un deporte tan desconocido y minoritario como el fondo es complicado llegar a dedicarse de una forma exclusiva, y viniendo de un país como España se hace difícil llegar a competir en Copas del Mundo. Detrás de ello hay mucha disciplina y sacrificio, al cabo del año estamos doscientos treinta días fuera de casa, alejados de la familia.

¿Podemos decir que su  ingreso en la Guardia Civil fue motivado por la falta de apoyos al  esquí?

Las becas que se nos daban eran muy bajas y por entonces la Federación no apoyaba en serio, así que me planteé esta opción. Conocía la existencia de la competición de la Guardia Civil e ingresé con veinticuatro años.

¿Es un hombre de equipo?

Es difícil hablar de equipo en un deporte en el que se compite solo, pero aunque el resultado final, la fatiga… es tuya, depende de ti, sí que tengo mentalidad de hacer equipo. Me gusta que haya un buen ambiente con los técnicos, que exista buena comunicación con el entrenador, con la persona que prepara los esquíes… tiene que existir la dinámica de grupo que incide en mi rendimiento individual.

Es un deporte muy complejo en el que influye de manera importante el material: adaptar los esquíes al tipo de nieve,  en el esquí de fondo es esencial. Es importante llegar a la competición bien física y sicológicamente pero el material te puede condicionar toda la competición.

¿Ha sufrido algún revés de estrés, un shock…?

Antes de empezar una carrera puedo estar nervioso, pero soy frío, quizás algo tranquilo y nunca me he derrumbado. Intento repetir siempre la misma secuencia de cosas para que no haya nada que me desconcentre, lo planteo como una rutina que me evita desconcentrarme, quizás eso ayuda a enfrentar el estrés.

¿Considera que el esquí es un poco el hermano menor del deporte en cuanto a difusión, emisión de competiciones en los medios de comunicación…?

Si es como ver la selección de Mongolia en la final de un mundial de fútbol. A nivel de esquí de fondo el apoyo y la difusión es mínima en comparación con otros países. En Noruega es deporte nacional, los esquiadores son auténticas estrellas como aquí Raúl o Iker Casillas.

A nivel mediático tenemos muy poca repercusión; en nuestro país no hay una cultura invernal y que esto cambie es muy difícil.

¿Tiene en su biografía muchos accidentes, fracturas…?

He tenido suerte. Quizás lo más duro ha sido este. (Se señala las huellas que le asoman por el cuello). Estaba calentando antes de la ultima carrera que corría en el Campeonato de España en Puigcerdá y en una bajada había una cuerda que cruzaba la pista. La ví cuando la tenía encima, me dio en el pecho, subió, me quemó todo el cuello y me produjo un esguince cervical. Me puse completamente tenso, vi que si me agachaba habría sido peor, podría haber sido de un fatal desenlace.

¿En las competiciones trasluce el compañerismo y el sentido del humor?

Hay de todo, pero al desarrollarse en países nórdicos no predomina el sentido del humor aunque no falta la camaradería. Claro que se nota la diferencia de carácter, estamos mucho tiempo fuera de casa, prácticamente toda nuestra actividad deportiva se desarrolla fuera de España pues aquí no hay nada: no se celebra Copa del Mundo, Copa de Europa, no hay competiciones importantes ni tantas pistas de esquí, apenas hay infraestructura y toda nuestra actividad se desarrolla siempre fuera. Un atleta se puede entrenar en casa pero nosotros todo el verano tenemos que entrenar en los Alpes…, te obliga a estar siempre fuera de casa.

Doy fé de ello. Cuando hablé con usted estaba  en Finlandia, al día siguiente en Alemania…¿Cómo lleva ese asunto de dormir cada noche en un hotel?

Al final te habitúas y lo llevo bastante bien; es mi modus vivendi.

diego ruz 002diego ruz 003diego ruz 009

¿Cuál ha sido su mejor competición?

Tendría que citar varias, por supuesto el puesto 17 en el Campeonato del Mundo. Para un corredor español codearte, sufrir y verte entre los primeros del mundo es una experiencia deportiva única. También la Marcha Longa la primera vez que quedé 4º, era muy joven, venía de la Academia de la Guardia Civil de Baeza y fue una sorpresa poder disputar una carrera tan importante.

¿En la Guardia Civil prima su rol como deportista?

Dentro de la Guardia Civil hay un equipo de competición que se dedica casi exclusivamente a competir. Estamos como en comisión de servicios. Cada compañero del equipo está destinado en un lugar de España pero durante diez meses estamos centrados en el esquí,  y el 15 de Abril cada uno vuelve a su puesto, en mi caso a Canfran. Si no fuera así no podríamos entrenar y competir.

¿El esquí supone para usted un esfuerzo, excesivo entrenamiento, dietas…?

Hay que cuidar la alimentación, pero también hay que comer mucho porque nuestro gasto energético es brutal. En verano entrenas en un glacial a 3.000 metros de altitud, y rodar y hacer horas ahí te obliga a comer mucho. Tienes que mantener un poco de grasa, pues en la nieve, sólo por mantener el cuerpo caliente, el desgaste  energético es mayor.

¿Ha perdido algo en alguna competición?

En la última carrera del Campeonato del Mundo sufrí una caída a mitad de carrera, choqué con un finlandés y se me salió un esquí. Tuve que salir fuera de la pista, ponerme el esquí y volver a recuperar al grupo.

¿Está preparado para Vancouver 2010?

A ver si me llevan. Espero que nos lleven pero es una incertidumbre. En teoría hay que preparase como si fuéramos, pero no se lo puedo asegurar. Claro que me gustaría estar en Vancouver.

¿Cuál es ahora su sueño?

Me ilusiona seguir mejorando año tras año y, en las carreras largas, poder estar entre los 10 o 15 primeros. Pienso que si se trabaja bien y mucho, tarde o temprano llegas, aunque no todo depende del esfuerzo. Todo el trabajo del año, volcado en un día, no siempre muestra tu tenacidad: si ese día te resfrías, se te rompe un bastón en la carrera… Hay que hacer una buena planificación, no obsesionarse y contar con el convencimiento de que si has trabajado bien, salvo en esas excepciones, te llega el resultado.

Me gustaría saber donde está mi límite pero, por fortuna, aún no lo he descubierto.

Diego abandona el lugar desgranando sus últimos sueños; contar las horas con su familia y, quizás algún día, cambiar los bastones por una vieja guitarra.

© CORAL PASTOR

 

 

 

 

 

 

 

-

-

-

ACCESO USUARIOS

Registrate como usuario y recibe nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS en tu correo electrónico. Además podrás participar en los FOROS.



Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, es que aceptas nuestra política de cookies. Para más información vea nuestra política de cookies.