Please update your Flash Player to view content.
EL PIRINEO ARAGONÉS >> ALFREDO GAVÍN

IDIOMAS

FIESTAS Y EVENTOS

SERVICIOS TURÍSTICOS

FERIAS & MERCADOS

REDES SOCIALES

Plataforma Digital de Fiestas en Facebook Plataforma Digital de Fiestas en Google Plus


Banner
Banner
ALFREDO GAVÍN Imprimir Correo electrónico

Muy personal

alfredo - bene 015

 

Creció entre los dibujos, planos y grabados de su padre Julio Gavín, de cuya mano conoció y participó en la recuperación del patrimonio de la Ruta de Serrablo. Recuerda con precisión aquellos días, con tan solo seis años, en las tareas realizadas en la Iglesia de Ordobés. Tras  sus trabajos de restauración en la Escuela Taller, llegó al entonces Museo de Dibujo de Larrés, hoy Museo de Dibujo Julio Gavín del que, desde Mayo del 2007,  es Director. En  a penas un año al frente del Museo ha incrementado notablemente el inventario de obras para su exposición, así como la materialización de ayudas desde las Instituciones.

 

En este momento desarrolla nuevos caminos para asegurar la trayectoria del Museo y afronta intervenciones de gran calado en el emblemático edificio que verá de nuevo sus puertas abiertas en Semana Santa.

Alfredo Gavín (1963), con tenacidad, asistencia a cursos de formación, ingenio y jornadas de veinticinco horas se ha hecho a sí mismo, y ahora dirige con oficio el buque insignia del dibujo en España y baluarte de Amigos de Serrablo.

¿Cómo recuerda su infancia?

Muy entretenida y peculiar. Tenía un padre al que le motivaban muchas cosas por lo que mis hermanos y yo hemos recorrido los museos de todas las ciudades por las que hemos pasado. Recuerdo una infancia muy curiosa y repleta de anécdotas.

Ha vivido en un matriarcado, rodeado de mujeres. ¿Qué le ha aportado esa experiencia?

Mi madre ha representado una pieza fundamental en la familia. Gavín (padre de Alfredo) se dedicó a  la vida pública casi de manera constante, desde que yo lo recuerdo, y a mi madre le llamaba “la madre”; eran como un solo ser, iban juntos a todas partes. En 1994, cuando mi madre murió fue terrible para él. Me di cuenta que le faltaba la mitad y ahí entendí la importancia de una pareja de ese tipo.

Extraiga una imagen de la  recuperación del Conjunto de Iglesias de la Ruta de Serrablo

Me acuerdo de los primeros días de Ordobés. El primer día que fui había tanta gente que faltaba material pero a la semana siguiente, como de verdad había que picar, mucha gente dejó de ir y sobraba material.

Un día, picando en el interior de Orna, se vino abajo el falso techo y entre tal polvareda sólo recuerdo una mano que me tiró con fuerza y me sacó hacia fuera; era la mano de mi padre.

¿Qué planes hay con respecto a la Ruta de Serrablo?

Amigos de Serrablo pretende que el patrimonio, tanto civil como religioso, se mantenga en condiciones óptimas para su acceso y visitas. Son piezas declaradas Bien de Interés Cultural y Lárrede que es Monumento Histórico Artístico. Queremos mantener una constante reivindicación de las Iglesias de Serrablo como únicas que son.

¿Ha tenido algún encuentro entre el lienzo y el pincel?

Siempre me ha gustado el diseño y aunque lo saben pocos, hay diseños míos circulando por ahí: logos, ropa, joyas… Cuando nacieron mis hijos, las joyas que le regalé a mi mujer, una pulsera y unos pendientes de perlas, los diseñé yo.

Es inevitable, hablemos de su padre. Julio Gavín era un hombre plenamente consecuente; decía lo que pensaba, era muy amigo de sus amigos y no se esforzaba en obtener nada del poder, si quien estaba al otro lado no le merecía la más mínima credibilidad. ¿Ha heredado algo de estos rasgos o se erige más diplomático?

Si, Gavín era exactamente así. Creo que conmigo pasa algo parecido, suelo decir lo que pienso, pese a que en una situación en la que siempre hay que estar lidiando con los otros, es complicado.  A veces, sin darte cuenta, las circunstancias te vuelven más diplomático, aunque yo lucho contra ello.

Gavín fue un personaje irrepetible, desde su época como entrenador de fútbol que llevó al Sabiñánigo, por primera vez, a tercera división, siempre fue público…, pero sí, a los Gavín nos pierde la boca.

Lo dice usted con cierto reparo, permítame felicitarle si es así. Creo que el ser más respetable es aquél que dice lo que piensa, otra cosa es que los demás estén preparados para escuchar.

¿Julio Gavín  estaría satisfecho con la actual marcha del Museo?

Manuel Vaquero, buen amigo de mi padre, vino el verano pasado y apunto estuvo de que le saltaran las lágrimas. Tanto a la Junta como a mí nos trasmitió que se llevaba una muy grata sorpresa. ¿Qué pasaría con aquellos que mantenían un vínculo de afecto con Gavín?.  Tras su muerte, estos vínculos se mantienen vivos, se muestran satisfechos con la marcha del actual Museo y, claro que para mí eso es importante.

alfredo - bene 006alfredo - bene 016alfredo - bene 010

¿Está usted liberado en el Museo o comparte su dirección con otra actividad?

He sido trabajador del Museo pero nunca había querido tener responsabilidad en la Asociación, para que esto no pareciera un asunto familiar, un clan, pero en el momento en que desapareció mi padre empecé a hacer horas y no he parado.

¿Cuál es su sueño con respecto al Museo?

Es tan sencillo como hacerlo socialmente rentable. La gente cuando lo conoce no se lo cree. Cuando lo visitan los autores se sorprenden del calibre del Museo. Me gustaría no tener que estar contando constantemente esta historia, repetir y repetir un gran esfuerzo en busca de recursos que roban el tiempo en otros aspectos. ¿Mi sueño?, conseguir una financiación estable.

¿Siguen recibiendo nuevas obras?

Mantenemos una buena relación con todos aquellos con quienes Gavín tenía amistad, tanto con galerías como con críticos de arte y con los propios autores. Llegan nuevas obras y, del mismo modo que hacía Gavín, yo cojo el teléfono o mando un correo, y estamos muy satisfechos del nivel de respuesta. Gavín había inventariado 3.147 obras y desde su muerte, incluyendo las donaciones  de Celedonio Perellón y Carnicer, hay más de mil obras nuevas.

¿Qué obra recomienda no dejar de ver?

Hay obras que son muy didácticas como las de Emilio del Arce  que ha fallecido muy joven, y tiene un dibujo “retrato de un caballo” que son nueve caballos que empiezan en la cabeza y acaban en una línea; es una pieza fantástica para entender un dibujo figurativo y cómo puede acabar en un abstracto. Explicar que es una abstracción es muy complicado y cuando puedes verlo plasmado ante ti y ver la evolución desde una figura a una ralla es una maravilla.

También para mucha gente llama la atención el hiperrealismo de Isabel Guerra, y hay una serie de piezas que no pasan inadvertidas para aquellos a quienes les gusta el dibujo: Zuloaga, los grandes dibujantes de la Escuela de París, el grupo El Paso, Millares, Saura, Pablo Serrano… Es difícil elegir pero también recomendaría un desnudo de Garate y de Serni, dos amigas tomando el té.

Recuerdo que un día me invitó su padre a visitarle y sorprendida descubrí su propia obra que me mostró con gran humildad y quitándole todo signo de importancia.  Él siempre hablaba de los demás, jamás de sí mismo, pero atesoraba una apreciada creación propia. El pasado año se expuso una antológica de Julio Gavín. Imagino que para muchos fue una sorpresa.

Fue tremendo, una sorpresa increíble. Dibujó toda su vida, fue un gran diseñador de carteles, hizo de todo, incluso dibujo publicitario para Sudamérica. Cuando se jubiló la gente lo conocía por la plumilla y eso era una confusión porque durante años hizo una gran producción artística. Con diecisiete años fue premiado en Huesca y estaba becado para ir a estudiar a Madrid pero un “pucherazo” lo dejó sin viaje. Para él, Madrid, en 1947,  …, habría sido un sueño. También se expusieron todas  las ceras de la época que estuvo en Sudáfrica, retratos, cartelería, programas de fiestas desde los años cincuenta, diseños publicitarios, dibujo etnológico, arquitectura….… Fue una exposición impresionante que a mucha gente le sorpendió.

Alfredo Gavín ha vencido las expectativas e inevitables comparaciones con la labor magistral de su padre, y ahora, hecho a imagen y semejanza de sí mismo, rinde culto a las palabras que Julio Gavín, en una mañana de Mayo del 2004, ante una cámara pronunciaba. El color de su voz todavía permanece intacto. Toma 1- ¡Acción!: “Este es un museo vivo y  en constante evolución”.

 

© CORAL PASTOR

 

 

 

 

 

 

-

-

-

ACCESO USUARIOS

Registrate como usuario y recibe nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS en tu correo electrónico. Además podrás participar en los FOROS.



Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, es que aceptas nuestra política de cookies. Para más información vea nuestra política de cookies.