GABY Imprimir

Muy personal

gabriela coarasa 00

.....Gabriela Coarasa Giménez (Gaby), tras cursar Magisterio abandonó en los años sesenta la docencia que venía impartiendo en diferentes localidades del Pirineo Aragonés. Tal hecho cristalizó en la puesta en escena del emblemático restaurante y hotel Casa Blasquico en Echo.

.....La atmósfera creada tanto en sus habitaciones como en el comedor y el resultado de su cocina, hace que gentes llegadas desde los más variados lugares de la geografía española vengan a legitimar la maestría de Gaby, quien ha hecho merecer a Casa Blasquico innumerables reconocimientos, entre los que destaca como Mejor Restaurante de Aragón en el año 2002.

Coral Pastor.- ¿Qué tal si abrimos un flash-back para entrar en sus primeros recuerdos de infancia en la cocina?

Gabriela Coarasa.- Recuerdo el disfrute que me proporcionaba el hecho de jugar, pero tuve la mala suerte de que mi madre enfermó y pronto murió. Antes ya nos advirtió a mi hermana y a mí que sería una desgracia no aprender a guisar. Con diez o doce años le pedí a mi tía que me dejara cocinar una gallina trufada y una cabeza de jabalí, y ella estaba encantada de vernos a mi hermana y a mí seguir su ritmo en la cocina. Mi tía murió muy mayor y aunque las riendas de la cocina las llevaba ella, nosotras ya ayudábamos.

.

C.P.-Su madre Victoria y su tía Guadalupe ya ofrecían comidas en esta casa, durante la posguerra, ¿es acaso este un legado de mujeres?

G.C.- Si, si, si. Aunque hay que decir que los hombres de Echo guisaban de maravilla las migas y, cuando veníamos de vacaciones, mi padre nos cocinaba unas deliciosas migas con usones.

.

C.P.- ¿El comensal dice lo que piensa?

G.C.- Normalmente la gente es muy noble y te lo dice, te elogia tal o cual plato. Para mí es una gran satisfacción saber que piensan de mi cocina.

.

C.P.- ¿Y lo contrario, lo que no gusta también se dice?

G.C.- Bueno…., pocas veces. Contados con los dedos, pero sí los hay.

.

C.P.- ¿Cómo lo digiere?

G.C.- Le juro que lloraría.

.

C.P.- Lucio dice que cuando un cliente come a gusto no habla de política ni de futbol, ¿cómo detecta usted el disfrute de un comensal?

G.C.- Se sabe. Por lo general lo dicen, expresan lo bien que han comido.

.

C.P.- ¿Como andan las tendencias en el gusto?. ¿Hay más reclamo de cocina innovadora o tradicional?

G.C.- Hacemos cocina de mercado, pero lo tradicional en mi casa no muere. ¿Ha visto esta señora que se marchaba?, me ha traído pochas; ayer fue una locura, todo el mundo quería pochas, o unos buenos boliches que me traen de Embún y de Echo.

.....Junto a las deliciosas verduras rellenas y distintos guisos de caza hay quienes nos dicen “prepáranos esas puñetitas”. Les hace ilusión saborear platos de mayor entretenimiento, que elaboro junto a mi sobrino.

(Se refiere a Pepo Mateo Coarasa, quién desde hace quince años guía el timón de la cocina junto a Gaby). ¿ Y cuál es el plato estrella?

.....Estuve muchos años en Francia y aquellos platos me entusiasmaban, así que acoplé especialmente aquella influencia a la riqueza que tenemos aquí con las setas; relleno de setas, revuelto de setas, crepes de setas…

.

C.P.- ¿Hay más esnobismo en materia de vinos que conocimiento y gusto?. (Asiente sin titubeos pero con la  prudencia que le caracteriza).

G.C.- Si, si.

.

C.P.- Salir al comedor es como salir a escena. ¿Cuáles son las reglas de un buen maitre?

G.C.- El buen trato y la simpatía son primordiales. Yo lo he  experimentado como cliente; cuando sale alguien a atenderte con un gesto constreñido, duro… te levantarías y te irías. Ahora me quedo más en la cocina y le he cedido las comandas a mi sobrino, pero siento tal amor por mis clientes que necesito salir a saludarles y estar un rato con ellos. Me entusiasma y si, lo hago, debo salir.

.

C.P.- ¿Se ha quedado con ganas de cantarle las cuarenta a alguien?

G.C.- Bueno, quizá…alguna vez, pero no lo he dicho nunca.

.

C.P.- Una mujer inteligente, con una realización de reconocida proyección le ha debido aportar innumerables pretendientes. Acaso la plena dedicación a la que es su obra maestra, ¿le ha arrebatado el amor?

G.C.- Quizá en la juventud, pero luego no. Tengo una familia maravillosa, mis amigos con quienes quedo y tomo un café, pero en realidad me he entregado a la cocina.

(Percibo una recatada respuesta, así que cargo tinta) No me diga que no ha venido nunca nadie a lanzarle los tejos.

.....Tirarme los tejos no, pero lanzarme piropos… (entre risas), y yo los he agradecido.

gabriela coarasa 01 gabriela coarasa 03
gabriela coarasa 02

C.P.- ¿A que le teme?

G.C.- A la enfermedad. Por lo demás vivo una vida sencilla, plena, y no tengo grandes temores.

.

C.P.- ¿Considera que existe la suerte, o se la trabaja cada cual?

G.C.- Le voy a decir algo, mis inicios fueron muy duros. Mi madre murió y aunque mi tía era maravillosa, me hacían falta las dos. Nunca me lamento y me quedo diciendo “que mala suerte”. Yo siempre remonto y sigo adelante.

.

C.P.- ¿Recuerda sus sueños?

G.C.- Me acuerdo que de niña tenía un sueño obsesivo, que se repetía día tras día: siempre corría detrás de mí un toro o una vaca y yo me despertaba gritando. Ahora, por fortuna, puedo incluso soñar despierta. Creo que es primordial tener ilusiones, aunque nos caigamos de viejos, ilusiones hasta morir. Todavía tengo muchas ilusiones.

.

C.P.- Un color.

G.C.- El rojo. Siempre me ha gustado. Cuando morían seres queridos nos vestían de cuervos y era horroroso. A mí tener ropa negra me entusiasma pero no de luto. Mi primer coche fue rojo.

.

C.P.- Intuyo que hemos cruzado un territorio de puntillas y decido volver. ¿Quizá no ha encontrado el amor porque es una mujer exigente?¿Qué valora en los demás?

G.C.- Ante todo la sinceridad. De joven se cometen muchos errores…, al final aprendes a ver la belleza interior.

.

Prolonga un largo silencio. Decido ahondar y Gaby accede, pero con habilidad. Descorcha un Marqués de Murrieta y me ofrece un extraordinario queso francés. Se sienta de nuevo decidida a hablar, pero esta vez,  un pacto de facto entre mujeres me impulsa a detener la grabadora. Claro que hay más…, y continuará.

© CORAL PASTOR

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, es que aceptas nuestra política de cookies. Para más información vea nuestra política de cookies.